Problemas Maritales La Nueva Serie xXx.

0 Visitas
|

Disfruta de Esta Primera Entrega de Problemas Maritales, La Serie XXX que Todos Amamos.


Mi amiga Teresa peleó con su marido y me llamó llorando a las diez de la mañana:

Teresa __: Ya no puedo más con ese hombre, no sé qué espera de mí, le lavo, le cocino, le mantengo la casa limpia, le doy hasta el culo, lo aguanto cuando llega borracho, le mamo el güevo y esta mañana porque se había dañado la leche del café, cosa de la que yo no tengo la culpa pues la fecha de vencimiento es mañana, me formó un peo, me dejó excitada porque yo tenía ganas de follar y él lo sabía y se fue batiendo la puerta, me dejó en la mesa el desayuno especial que le había preparado. Manuel sabe que cuando yo le hago esos desayunos así, cinco estrellas, es porque amanecí cachonda y la mente que me hago es que agarró de pretexto lo de la leche para esquivarme y dejarme así. No me quiere coger. Cuando él llega borracho y con ganas de tirar yo lo soporto y hasta el culito le doy para que se alivie. Bueno a mí también me gusta porque sacando el tufo alcohólico, me lo hace divino cuando ha bebido, es más efusivo y más salvaje. No me quiere Cristina, ya no le atraigo sino cuando viene de juerga, hasta pensará en otra mientras me mete la verga; pero bueno y sano se busca cualquier pretexto y me deja cargada de ganas. Ay mami, no sé qué hacer me siento muy mal y lo peor es que en el fondo lo que tengo son ganas de que me agarren y me revuelquen, pero yo no puedo ser como tú que alivias tus ganas con cualquier macho, yo le soy fiel a mi Manuel, yo no puedo ser tan liberal como tú.

Cristina __: Hay chica déjate de eufemismos, puta es lo que soy, pero te voy a decir la verdad: ya los hombres me aburren -le confesé- son unos perros que lo único que buscan es correrse ellos y nunca piensan en las necesidades nuestras.

Teresa __: Ay no sé, será, pero lo que te digo es que estoy que me cojo sola y a mí no me gusta masturbarme. Hoy es sábado, es mi día de follar, ahora ese maricón se fue quién sabe para dónde y yo no le voy a estar rogando, estoy decidida, hoy sí le voy a montar cuernos. Vamos a salir. Pero Teresa ya me había llamado en varias ocasiones con la misma cantaleta, que el marido la esquivaba, que ya estaba cansada de serle fiel y que se iba a buscar un bateador emergente. A la larga se volvía pura paja y después que yo le cuadraba un candidato, se rajaba y afloraba la moralista mojigata que siempre ha sido. Tampoco sabía mi amiga que ya yo me había hastiado completamente de los hombres y que ahora lo que me gusta es agarrar a una mujer, mamarle la cuca, que ella me chupe mi clítoris y ponerme ni arnés de látex negro de 30 centímetros y empujárselo a mi compañera de escarceos y que después ella me haga lo mismo. Urdí instantáneamente mi plan y pensé “me voy a follar a Teresa, hoy no se me salva”

Cristina __: Mira Teresa, tú y yo sabemos que tú a la hora de la verdad te echas para atrás, tu moral no te permite echar una canita al aire. Tengo un mejor plan, yo voy saliendo al abasto, paso por tu casa, recojo y pasamos un día de chicas aquí en mi apartamento. Tengo muchas cosas que hacer aquí en las que tú me puedes ayudar.

Teresa __: Bueno, está bien, pero esta vez te lo juro que sí estoy decidida a dejarme de pendejadas y echar un buen polvo con un desconocido.

Cristina __: Mami, yo te busco ya veremos qué hacer, vas a ver que la vamos a pasar bien y te vas a olvidar de ese desgraciado.


Las dos chicas entraron al apartamento tipo estudio de Cristina cargadas de bolsas, colocaron ordenadamente los artículos comprados en la alacena de la kitchenette. Teresa seguía quejumbrosa y dejaba escapar a cada momento lo cachonda que estaba, su amiga no encontraba cómo iniciar su abordaje a la presa y le dijo.
Cristina __: Mami, vamos a relajarnos, mira compré este vinito para eso. Ven vamos a sentarnos, voy a poner una musiquita, ponte cómoda mientras sirvo las copas

Teresa __: Ay chica pero no son ni las doce, bueno está bien, así veo si me relajo. Cristina era una mujer muy zafada, sin embargo no sabía cómo abordar a la amiga de la niñez y llevarla a la cama. No se le ocurrió mejor táctica que el viejo truco de derramarle la copa de vino sobre la blusa, Teresa sonrió y rápidamente se desabotonó la blusa y tuvo el impulso de pararse a buscar una toallita de papel, pero su amiga la hizo sentarse de nuevo en el sofá, tiró del sostén y empezó a lamer por el torso humedecido con el vino blando.

Teresa __: ¿Qué haces chica?

Cristina __: No se puede perder este elixir, y así es más divino, déjate llevar mami, ¿No estás cachonda? Es nuestro día.

Teresa __: ¿Te metiste a bollera?

Cristina __: No pienses, siente y deja que fluya mami, ya vas a ver lo rico que la vamos a pasar.
Teresa empezó a temblar y los primeros impulsos de rechazo se empezaron a desvanecer, la lengua de Cristina comenzó su expedición por la anatomía de la amiga despechada, subió hasta el cuello y paso a besar en el rostro a su amiga de toda la vida. Ya se había impuesto el morbo sobre las barreras morales y se dieron el primer beso desaforado, cuando estaban en eso las manos de Teresa se dieron a la tarea de desabotonar el vaquero de la esposa rechazada, luego de una breve caricia fue ya con decisión a chupar el clítoris de la amiga, Teresa ya había dejado atrás su retraimiento y también desnudó a su cómplice desde la primaria y empezaron a mamarse las cucas en un 69 lésbico. Así ambas gimientes y sollozantes se fueron encumbrando por senderos de excitación y ambas lograron proporcionarse mutuamente una corrida envuelta en ternura y delicadeza. No hablaban, solo sentían y disfrutaban. Después de ambas haber logrado aquel primer orgasmo quedaron echadas en el sofá. La que rompió el silencio fue Cristina.

Cristina __: Mira mami, te tengo una sorpresa, te voy a presentar a Míster Ufff. -Se dirigió al chifonier y sacó de una gaveta una caja de exquisito diseño la abrió y de ella extrajo una prótesis fálica de treinta centímetros provista de un arnés para ser ajustada a las caderas- Después que te meta esto no vas a extrañar a el maricón de Manuel más nunca querida.



Teresa no dijo nada, no pensó nada, en aquel momento era sólo un animal sexual dispuesto a recibir cualquier dosis de excitación sin ninguna resistencia y con el mayor agrado. No hizo falta lubricación artificial, ya aquella vagina destilaba fluidos sin necesidad de más estímulos. Una vez que se había fijado firmemente a Mister Uff a su pelvis, Cristina de un solo envión penetró hasta el fondo sin compasión la cuca de Teresa, ésta dio un ahogado gritico de placer doloroso y comenzó la danza acompasada del vaivén rítmico, se comían a besos y se apretujaban desaforadamente, el ambiente había escalado a niveles místicos, la esposa que había amanecido cachonda y había tenido la decepción cíclica que su pareja le proporcionaba frecuentemente, era ahora una fiera desenfrenada exultando placer y descubriendo que los hombres son mucho más inútiles de lo que ya ella había siempre pensado.

Cristina por su parte estaba encontrando cosas que no sospechaba, estaba entendiendo que la amiga de la niñez , con quien ahora se encontraba follando divinamente movía en su interior no sólo sensaciones de inmenso placer sexual, sino que estaba profundamente enamorada de ella y era como cerrar el círculo, un círculo de promiscuidad y búsqueda que estaba finalizando en donde todo había empezado porque aquellas dos mujeres habían siempre sido confidentes, pero ahora estaban descubriendo que el amor que tanto habían perseguido no tenían que haberlo buscado tanto pues se estaba desarrollando allí mismo, con la compañerita de toda la vida.

La maratón de sexo lésbico se prolongó con conversaciones, almuerzo, más sexo vespertino. Por momentos empezaban a hablar de lo que estaba sucediendo queriendo racionalizarlo, pero se imponía la acción, se olvidaba la razón y volvían al certamen de gimnasia sexual lesbiana. La piel y las sensaciones eran las que estaban mandando aquel día, ya habrá tiempo para pensar y ver qué se va a hacer, finalmente volvían a recurrir a Mister Uff una vez más.
Así se hicieron las ocho de la noche cuando una llamada entró al móvil de Teresa, era Manuel, estaba furibundo porque había llegado desde las cuatro de la tarde y esperaba tener su almuerzo tardío esperando por él, pero desde ese día empezó el proceso que aquel día había aflorado. Y ese proceso se basaba en el simple hecho de que Manuel ya era el pasado de Teresa y la vida de esas tres personas había cambiado para siempre.

 Deja Tu Comentario O Tu Valoración Para Mas Publicaciones Como Esta 😈😈😈

relato 1

One thought on “Problemas Maritales La Nueva Serie xXx.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.